Versión para imprimr

La no intervención, cuando es planificada, es una opción más de gestión. En muchos ecosistemas, la mejor opción de gestión es eliminar las amenazas o factores de stress y dejar operar a los procesos ecológicos. No debe confundirse la no intervención con la falta de gestión por abandono o falta de medios.

En general, en los bosques maduros la no intervención es la opción de gestión más conveniente. Por el contrario, en las masas forestales procedentes de plantaciones o en las masas jóvenes que proceden del abandono del medio rural y actualmente cubren grandes extensiones homogéneas, es muy recomendable una gestión dirigida al incremento de la resiliencia a las perturbaciones y a una mejor adaptación al cambio climático, incrementando su heterogeneidad y diversidad.

Compartir publicación