Versión para imprimr

No. Algunas características propias de los bosques maduros pueden sorprender a las personas no familiarizadas con la ecología forestal, simplemente porque no estamos acostumbrados a ver bosques maduros; la inmensa mayoría de bosques que conocemos en Europa han sido transformados por el uso.

La existencia de árboles caídos, troncos en descomposición y árboles muertos en pie, y una mayor complejidad que puede parecer desorden a menudo se asocia con el abandono o el mal estado del bosque. Sin embargo, la madera muerta de grandes dimensiones es  el resultado de los procesos naturales que solo ocurren en bosques muy maduros, donde los árboles viejos finalmente mueren. Esta madera muerta, junto con otros atributos de madurez del bosque, cumplen un papel vital en el ecosistema, albergan una extraordinaria biodiversidad, permiten el reciclado de los nutrientes, y aseguran la persistencia del bosque a largo plazo.

 

Compartir publicación