Versión para imprimr

En principio, un rodal maduro debería tener la extensión suficiente como para que en él puedan desarrollarse todos los procesos del ciclo silvogenético asociados a la madurez, lo a su vez depende de la longevidad de la especie y de la calidad de estación, que determinará las tasas de cambio entre las distintas etapas del ciclo.

En la práctica, dado que actualmente los rodales maduros son singularidades muy escasas, no puede asignarse un tamaño mínimo.

Compartir publicación