Versión para imprimr

Los grandes árboles viejos son sólo uno de los atributos de los rodales viejos. Muchos bosques con grandes árboles son el resultado de una historia de gestión y posterior abandono. Por ejemplo los montes trasmochados o carboneados en el pasado, o las dehesas, que al cesar el aprovechamiento son rápidamente colonizadas por matorral y regenerado. Una estructura de monte bajo (tocones con rebrotes), árboles con signos de podas intensas, alcornoques con marcas antiguas de descorche, son signos inequívocos de explotación forestal en el pasado. Son formaciones con algunos elementos de madurez (los árboles viejos) pero que generalmente carecen de los demás, que no obstante pueden ir alcanzándose con el paso del tiempo.

 

Compartir publicación